La semana pasada tuve el honor de participar en un evento organizado por el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones de México. También conocido como IDET, el objetivo de la reunión era dialogar acerca del rumbo que está tomando América Latina en su camino hacia la tierra prometida de la transformación digital.

En otras palabras nos enfocamos en ver realmente que implicaba el famoso 5G, su relación con el futuro listado de parámetros conocido como IMT-2020 y su rol protagónico en la llegada del Internet de las Cosas. La conversación se fue desarrollando de manera que algunos participantes centraron sus comentarios en cómo las características de esta nueva tecnología podrían impactar el modelo de negocio de los operadores y por ende el comportamiento del ecosistema de telecomunicaciones mexicano.

Lo anterior considerando que la dinámica del mercado no se mantendrá estática y las condiciones que hacen fuerte a un operador en el futuro tal vez no sean suficientes para mantener una posición privilegiada. Los cambios se van dando de manera que cada vez más fuerzas exógenas al mercado cobran más relevancia y aquellos que por arrogancia o ignorancia decidan enfrentarlas sin haber hecho su tarea previamente sufrirán las consecuencias.

Otros participantes centraron su interés en el aspecto regulatorio regional y quedaron sorprendidos por algunos de los eventos recientes sucedidos en mercados como Chile, Argentina, Colombia o Brasil. Aquí aclaro que las sorpresas no se limitaban al sector de telecomunicaciones pero si era claro que tarde o temprano podrían llegar a impactarlo. Mirando la situación local y las demoras existentes en el despliegue de todo tipo de infraestructura, más de uno quedo pensando en los cambios necesarios para acortar tiempos y aproximarse a ese millón de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado al que apuntan los parámetros técnicos del IMT-2020. El mercado de transporte de datos se comienza a mirar desde una nueva perspectiva…

Obviamente el tema de espectro radioeléctrico fue tocado, sobre todo las bandas altas como 28 GHz y su posible utilización en la oferta de 5G. Como era de esperar las posiciones de los operadores móviles y las de las empresas satelitales no se hicieron esperar pues simplemente cada uno de estos sectores desea que estos bloques de espectro les sean asignados.

Habrá que esperar la decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones en un tema tan escabroso como este, sobre todo teniendo en cuenta que mientras más pase el tiempo se verá claramente una mayor cantidad de oferta de operadores móviles ofreciendo 5G por medio de la banda de 28 GHz (conocida en el sector satelital como banda Ka) en un creciente número de mercados, con algunos de ellos mostrando como se utiliza de forma compartida para ofrecer por un lado servicios móviles y por otro servicios satelitales como DTH.

Lo que sí se puede adelantar de este enfrentamiento es que posiblemente tenga tonalidades candentes en muy poco tiempo. Ya arderá de manera más fuerte cuando temas como economías de escala, estructura de precios, inversión, latencia y la creación de empleos directos e indirectos comiencen a ser parte de la ecuación que decidirá el destino de una banda milimétrica que gracias a 5G se ha revalorizado.

Al finalizar la charla pude ver como los distintos participantes se quedaban comentando entre sí las formas en que México se vería afectado. Especial atención se daba a como la presente normativa podría definir los puntos de encuentro y controversia de esta nueva tecnología en términos de backhaul, última milla y distribución de contenidos.

En lo que parecería ser un tema relacionado, a las pocas horas del evento organizado por el IDET recibí una llamada de un periodista sudamericano interesado en saber cuál es el número mágico de operadores de telecomunicaciones en un mercado. Ya he perdido la cuenta sobre cuantas veces he escuchado la misma pregunta o al menos leído diferentes respuestas a este planteamiento.

Mi posición sobre este tema es bastante sencilla, todo dependerá de la normativa local y el modelo de negocios  implantar por el operador de telecomunicaciones. También he sugerido que al formular la pregunta coloquen parámetros específicos a los operadores y de esta forma saber que siempre se están comparando entidades iguales. De lo contrario existe el peligro de que se redacten artículos que desinformen al comparar entidades con distintos objetivos en un mercado, el tamaño no siempre es el que define la rentabilidad de una empresa.

Precisamente esta pregunta me remontó a la conversación con los distintos expertos de México que forman parte del IDET, durante la plática hice hincapié de como el crecimiento del Internet de las Cosas y la necesidad de más dispositivos que se comuniquen con otras máquinas y no precisen de injerencia humana redefinirían como los operadores determinan su retorno de inversión. Simplemente la densidad poblacional y el poder adquisitivo de los seres humanos no sería el único ni último determinante al momento de seleccionar las geografías donde se desplegarán las redes de telecomunicaciones de los distintos operadores del mercado. Así como cambiará el mercado potencial, podría cambiar el número de proveedores de servicio o al menos el nombre comercial de algunos de ellos.

Regresando a la llamada telefónica de Sudamérica, usualmente los periodistas al hablar del número mágico de operadores se refieren a operadores nacionales que apuntan a todos los segmentos del mercado de igual forma. Ahí les digo que en un mundo donde el éxito se basa cada vez más en la diferenciación el simple replicar lo que hacen los competidores huele a fracaso. Aquí algunos saltan, como si sintieran gusto, y comienzan a repetir el nombre de una empresa, como si desearan que quiebre. ¿Por qué este deseo? Sus razones tendrán, pero mientras menor número de competidores tenga el mercado al final del día quien será impactado negativamente será el usuario.

De todas formas, siempre trato de recordarles que en un mundo de tuberías el contenido que se transporta cobra mayor importancia. Cuando sale algún valiente a justificar con estrategias presentes resultados futuros simplemente le recuerdo que hay entidades llamadas OTT que tienen que considerarse, pero eso ya es otro tema.

Referencia

La foto es cortesía del IDET de México.